El Estándar es un ideal. Por eso no existe un Dálmata perfecto según describe el ideal. Intentar acercarse al máximo posible a ese ideal es la tarea propia de un criador.

La camada de Dálmata es muy complicada. Las camadas de nuestra raza tienen un alto nivel de riesgo. Primero debemos observar las parches, el color de los ojos y el problema de la sordera. Luego que no falten los colores de la raya de los ojos y los colores en la nariz. Si todos esos controles los supera, todavía debemos observar su constitución, el balance de manchas, la dentadura, el carácter, el movimiento, etc... Por todo ello, cuando en una camada sale un Dálmata adecuado para la exposición, es una suerte.

Pero los cachorros que no han pasado esos controles, excepto el cachorro que no oye nada, no tienen problemas para vivir como animal de compañía. Vivir como un miembro más de la familia es una forma adecuada de vida para un perro.

Mejorar la raza no significa sólo que todos los perros deber ser el Estándar. No hay diferencias del tipo de participar en exposiciones o ser animal de compañía para ser un miembro de la familia. Básicamente todos los perros son de compañía. Sobre todo han de ser miembros queridos de la familia. Ser un compañero inestimable es el mayor objetivo al mejorar la raza.

Creo que todo el mundo puede trabajar para mejorar la raza. Deberíamos hacer propaganda de nuestra raza, la Dálmata, que es una raza simpática y, ¡deberíamos aumentar el número de amigos de los Dálmatas! Conseguir que tu Dálmata sea querido por tus amigos, ¡ése es tú trabajo!

ページの先頭へ