Rabia

Rabia

【Causa】


La rabia es una enfermedad bastante grave que se ha cobrado miles de vidas humanas (cada año unas 30.000-50.000 personas) en el mundo, ya que está originada por un virus que afecta a todos los animales de sangre caliente, incluyendo al hombre.

Aún no ha sido erradicada de nuestro país, por lo que es importante que cada año todos los perros y los gatos sean vacunados. Una de las principales causas, por la que no se ha logrado controlar la enfermedad en un 100 %, es el número tan elevado de animales callejeros. Constituyen un gran foco de infección de ésta así como de muchas otras enfermedades. El virus se extingue fácilmente fuera del cuerpo de los animales, pero si se es mordido por un animal contagiado, el virus entra en el nervio y se enferma.

【Síntomas】


El período de incubación dura de 10 días a 2 meses. En la fase inicial los perros manifiestan un cambio de conducta, se esconden en rincones oscuros o muestran agitación, dan vueltas intranquilos y el animal se sobresalta al menor estímulo.

Conforme avanza la enfermedad se acentúan de forma notoria los signos de excitación y agitación. El perro se vuelve peligrosamente agresivo, con tendencia a morder objetos, animales y al hombre, incluso a su propio dueño; muchas veces se muerde a sí mismo, infligiéndose graves heridas.

En la fase terminal de la enfermedad, se pueden observar convulsiones, incoordinación muscular y parálisis de los músculos del tronco y extremidades.

La parálisis comienza por los músculos de la cabeza y cuello. Después sigue la parálisis general y muerte. Generalmente sólo 2-7 días después de enfermar, muere.

【Prevención】


El único método eficaz para luchar contra la rabia es la vacunación periódica de la población canina. Esta vacuna no posee efectos secundarios, es muy barata, se administra una vez por año y por vía subcutánea, el método menos doloroso para el animal.

【Tratamiento】


No hay tratamiento posible para sanar al animal de esta enfermedad: tendrá que ser sacrificado por las autoridades de la Secretaría de Salud. Los humanos que la padecen pueden sobrevivir si se vacunan rápidamente.

El moquillo canino

El moquillo canino

【Causa】


El moquillo es una enfermedad vírica muy peligrosa para los perros jóvenes de menos de 3 años. Especialmente los cachorros que acaban de perder los anticuerpos que reciben por la leche materna, contraen la enfermedad después del destete, cuando los cachorros son más susceptibles, entre ocho y doce semanas de edad. Es una enfermedad producida por un virus: el distemper, que tiene una estructura muy similar al virus del sarampión humano. Aunque eclipsado por el parvovirus en lo referente a mortalidad aguda, el moquillo permanece como una enfermedad de mayor importancia.

En algunas circunstancias, donde el programa de vacunas no es constante, todavía puede ser la amenaza más importante de los cachorros.


Su capacidad de propagación es extraordinaria: La puerta de entrada del virus del moquillo, es la inhalación del virus (aire), de allí pasa a las amígdalas palatinas y a los ganglios bronquiales, siguiendo su recorrido hasta el torrente sanguíneo, este recorrido lo hace en aproximadamente 48 horas, distribuyéndose luego a todo el organismo. Además, posee una desarrollada capacidad de permanencia en el ambiente, lo que permite que sea una de las enfermedades víricas más contagiosas durante períodos de tiempo prolongados. Además, está muy extendida por todo el mundo.

El período medio de incubación de la enfermedad varía entre una y dos semanas, aunque se conoce la posibilidad de que tarde hasta veintiún días en manifestarse.


La mayoría de los perros se contagian, probablemente, por inhalación de virus, ya que la ingestión como vía de contagio es difícil, debido a que el virus no resiste el pH ácido del estómago e intestino delgado.

Una vez inhalado, el virus pasa rápidamente a la sangre y, posteriormente, comienza a aparecer en las estructuras epiteliales de todo el cuerpo e incluso puede localizarse en el cerebro a los ocho-diez días del contagio. El grado de participación epitelial y nerviosa varía de un animal a otro. En algunos casos es mínimo, mientras que en otros se registran graves afecciones respiratorias, gastroenteritis, conjuntivitis, hiperqueratosis, y encefalitis. Algunos perros muestran particularmente afectado un único sistema, como el tracto respiratorio, con escasos signos de actividad en otros puntos. Así, el cuadro clínico de esta enfermedad aparece con una amplia variación de formas de un animal a otro. La variación obedece probablemente a las localizaciones elegidas por el virus, a la etapa de la enfermedad en la que el animal es examinado y la sensibilidad propia de cada perro en particular.

【Síntomas】


Los síntomas producidos por la enfermedad son muy variables y se podrían clasificar en tres grupos principales:

- Aquellos perros que muestran signos mínimos, los cuales no pueden atribuirse con certeza al moquillo. Puede haber fiebre baja y los cachorros pueden recuperarse sin exhibir signos generalizados de la infección.

- Infección generalizada. Debido a la capacidad del virus para multiplicarse en una gran variedad de células de un gran número de órganos, pueden aparecer muy distintos síntomas clínicos. Los primeros signos suelen ser flujo nasal y conjuntival, tos intermitente y vómitos; a medida que avanza el proceso es frecuente la presencia de diarrea cuyas heces pueden contener pequeñas estrías de sangre. En esta etapa es frecuente una respuesta febril. En los casos progresivos el flujo nasal se torna purulento y puede acompañarse con accesos de tos que se presentan con más facilidad al excitarse o hacer ejercicio.

Algunos perros sufren neumonía, por lo general asociada a infecciones bacterianas secundarias.

- Cuadro nervioso: una de las peculiaridades del moquillo es la producción de signos nerviosos. La clase e intensidad de los signos nerviosos varían de un animal a otro dependiendo en cierta medida de la región del encéfalo y médula espinal afectada.

Para finalizar, diremos que al igual que en todas las infecciones víricas no existe ninguna terapéutica ni tratamiento específico sino sintomático. Los antibióticos ayudan a controlar las infecciones secundarias, pero carecen de acción sobre el virus propiamente dicho.

【Prevención】

La protección más segura es la vacuna, pero desgraciadamente, la ciencia no ha inventado todavía una vacuna contra el moquillo que garantice la inmunidad del perro durante toda su vida con una sola aplicación.

Se aconseja comenzar a vacunar a partir de los 45 días de edad.

【Tratamiento】


No se conoce un tratamiento totalmente eficaz contra el moquillo. Además, no todos los ejemplares reaccionan igual ante una infección de este virus. Por ello, los tratamientos para erradicarla son muy diferentes.

Como con la mayoría de las enfermedades vírales, el tratamiento que se sigue es de apoyo para consolidar y fortalecer el sistema inmunológico y para prevenir la infección secundaria.

Por desgracia, por las razones arriba explicadas, el moquillo en la mayoría de los casos es mortal. Además, los animales que se recuperan pueden quedar con secuelas nerviosas y su recuperación es un proceso muy largo y costoso.

La eutanasia es un recurso que se debe considerar una vez agotadas todas las alternativas medicamentosas posibles y cuando el animal se encuentre en un estado de sufrimiento continuo.

Parvovirus

Parvovirus

【Causa】


El descubrimiento del parvovirus canino es relativamente reciente, pues fue detectado por primera vez en 1978. En ese momento, por la inexistencia de la vacuna y el desconocimiento de la enfermedad, se produjeron muchas muertes de cachorros y perros jóvenes. El virus es muy resistente y puede sobrevivir a temperaturas de 60ºC durante una hora. El alcohol, la creosota, los detergentes catiónicos no le afectan. Sólo se elimina con hipoclorito de sodio (lejía) y formalina. Por eso puede permanecer hasta 6 meses y a través de la suela de los zapatos se puede transmitir la infección.

La infección se produce generalmente por el contacto con heces de un perro infectado, por contaminación directa desde la boca o el hocico de un perro a otro. Actualmente no se infectan uno tras otro como en la primera propagación. Como que el virus se ha propagado por todo el mundo, muchos perros ya están inmunizados y acaban por no mostrar los síntomas aunque siguen ellos mismos contaminando, excepcionalmente, a cachorros indefensos que, ellos sí, se contagian y enferman. La proporción de perros que enferman entre los perros contaminados es de un 20% y la mortalidad es de 1 a 5 %.


【Síntomas】


A partir del segundo día tras la contaminación, el perro generalmente presenta síntomas que incluyen decaimiento, falta de apetito, vómitos espumosos, diarreas sanguinolentas y pérdida total del apetito; en ocasiones no se presenta la fiebre. Al acudir al veterinario, éste encuentra en los análisis una disminución de los glóbulos. Unos 4 o 5 días después de que enfermó, el perro adquiere inmunidad y presenta una ligera mejoría. Es decir, un perro con síntomas ligeros se recupera naturalmente en unos 1 o 2 días, un perro con síntomas de gravedad media se recupera en unos 3 a 5 días siguiendo el tratamiento veterinario. Pero el perro que sigue con vómitos espumosos y diarreas sanguinolentas, normalmente muere. También se han dado casos de cachorros que mueren al cabo de dos días del inicio de la enfermedad. El virus infecta el corazón de algunos cachorros de menos de 8 semanas que presentan entonces la forma cardiaca de la enfermedad que incluye, además de los síntomas anteriores, disnea, gemidos, arqueos corporales y muerte súbita. Cuando el cachorro sufre sólo la forma intestinal sus perspectivas de curación son mejores, y la curación suele ser más rápida y total. Los que padecen la forma cardiaca tienen menos posibilidades de recuperación y, si se recuperar, pueden arrastrar secuelas como miocarditis, insuficiencia cardiaca, intolerancia al ejercicio y dificultad respiratoria.


【Prevención】


Se puede prevenir mediante vacunación. Pero, antes de acabar el calendario de vacunaciones, es imposible de prevenir. Si la madre mantiene una inmunidad muy elevada, los anticuerpos se transmiten por la leche materna y se mantienen hasta bastante tarde en el cuerpo del cachorro. Esos anticuerpos que ya no protegen adecuadamente, neutralizan la acción de las vacunas y dejan a los cachorros inmunes aunque se estén haciendo correctamente las vacunaciones. Aunque pueda estar tranquilo por cumplir el calendario de vacunación, los anticuerpos de la madre que permanecen en el cachorro impiden que la vacuna tenga su pleno efecto y el cuerpo está indefenso. Es muy importante realizar las revacunaciones correspondientes y las desparasitaciones periódicas. Actualmente existen vacunas de gran efectividad contra la parvovirosis que pueden ser utilizadas a partir de las seis semanas de vida del cachorro. Tras la primera dosis, el animal debe ser revacunado cada treinta días durante tres meses y posteriormente cada año, durante toda la vida del animal.


【Tratamiento】


No existe un tratamiento capaz de eliminar el virus. El tratamiento tiene que comenzar inmediatamente. En primer lugar y lo más importante es prevenir la deshidratación. A continuación hay que controlar los vómitos y diarreas que deberán ser tratados junto con un tratamiento destinado a prevenir las infecciones secundarias. El tratamiento puede consistir en la reposición de líquidos y electrolitos que el animal ha perdido con los vómitos y la diarrea, además se añade un antibiótico para prevenir la multiplicación extraordinaria de bacterias en el intestino. Otro posible tratamiento es la sueroterapía, que consiste en inyectar suero de otro perro. Este medio es eficaz para reabastecer los elementos nutricios, y también se puede esperar un efecto de refuerzo de la inmunidad.

Los perros enfermos deben ser mantenidos calientes y ser separados de otros animales. Es necesario desinfectar a fondo las perreras y cualquier lugar que hayan estado en contacto con el perro para prevenir cualquier residuo de este virus.

Coronavirus

Coronaviurs

【Causa】


Se contagia por contacto con heces de animales infectados.La enteritis causada por el coronavirus canino (CVC) es una enfermedad altamente contagiosa, de diseminación rápida, más severa en cachorros jóvenes, sin embargo los perros de cualquier edad, sexo y raza son susceptibles. Se da con menor frecuencia que el Parvovirus y es menos grave.
El virus del coronavirus se puede excretar en las heces durante 2 semanas o más y es transmitido principalmente por la vía fecal /oral. Se contagia por contacto con las heces de animales infectados. Los signos clínicos de la infección por coronavirus pueden variar mucho, haciendo difícil la diferenciación entre la infección por coronavirus y otras causas que ocasionan enteritis. Existe, además, una forma asintomática de la enfermedad en la que los perros parecen clínicamente normales, aunque van sufriendo daños en el intestino delgado y se produce excreción de virus en las heces, diseminando así la enfermedad a cualquier cachorro o perro adulto susceptible de contagio.


【Síntomas】


Presenta síntomas de decaimiento, vómitos espumosos, diarreas sanguinolentas. Al principio del curso de la enfermedad, es importante considerar la posible infección por parvovirus como diagnóstico diferencial, aunque los signos del coronavirus son generalmente menos severos que los de parvovirus. Además el coronavirus tiende a ser autolimitante con recuperación en 8-10 días, siempre y cuando no haya factores secundarios concomitantes como parásitos, bacterias u otros virus.


【Prevención】


Para prevenir la enfermedad lo ideal es la vacunación. Las vacunas con virus vivo modificado proporcionan inmunidad tanto mediante células de defensa especiales para la enfermedad, como inmunidad humoral de larga duración, y requieren de una masa antigénica menor para generarlas. También estimulan los anticuerpos secretores. La protección con las vacunas vivas modificadas es rápida, prolongada y puede conseguirse incluso ante la presencia de anticuerpos maternos. El coronavirus canino es una infección de la superficie de la mucosa intestinal, con muy poca diseminación sistémica del virus, de manera que la inmunidad localizada, mediada por células y generada en la mucosa del intestino, es más importante que la respuesta sistémica (sérica) por anticuerpos. Los anticuerpos secretores son también más importantes que la respuesta sistémica para combatir a los virus.
Las vacunas muertas o inactivadas ofrecen pocas ventajas y mayores desventajas que las vivas modificadas. No hay riesgo de que recuperen su virulencia, son seguras en animales con inmunosupresión y son más estables durante su almacenamiento. Sin embargo, estimulan principalmente la inmunidad humoral y poca o ninguna inmunidad mediante células. Se requiere más dosis recordatorias para conseguir una protección máxima, se da un mayor riesgo de reacciones alérgicas, y la duración de la inmunidad es típicamente más corta. Generalmente se les añaden gran cantidad de aditivos y tienen una masa antigénica mayor.
También es útil utilizar detergentes y desinfectantes para limpiar las zonas donde vive el perro.


【Tratamiento】


En función de los síntomas: antibióticos, transfusiones de sangre, tratamiento para detener las diarreas. Si el perro está deshidratado por una diarrea fuerte, sueroterapia y solución de Ringer lactato. Descanso para recuperar las fuerzas.

Hepatitis contagiosa

Hepatitis contagiosa

【Causa】


Es causada por el Adenovirus Canino tipo 1, relacionado con la Traqueobronquitis Infecciosa Canina. Estos Adenovirus viven semanas o meses fuera del huésped (en el ambiente), pero el cloro al 1-3% es eficaz como desinfectante. También mueren a temperaturas de 56Cº. Las heces, la orina y la saliva son las vías de infección. Los perros que han sufrido la infección siguen eliminando el virus por la orina durante 6 o más meses después de su curación.


【Síntomas】


Es una inflamación infecciosa del hígado cuyo primer síntoma es la fiebre (40°C). Unos 4-7 días después del contagio, el perro enferma, empieza a tener fiebre y decaimiento. A partir de este momento algunos perros pueden mejorar, pero después de bajar la fiebre algunos perros mantienen el decaimiento y sufren daños del hígado o del pulmón. En algunos casos el hígado acaba totalmente dañado, el perro sufre diarreas sanguinolentas y sangra por cualquier parte de la piel de forma puntual o por zonas amplias. Los perros con el hígado dañado, si la afección no es demasiado grave, se recuperan en 3-5 días.


【Prevención】


La mejor medida de protección es la vacuna contra el Adenovirus Canino tipo 2, el virus causante de la Tos de las perreras. Al ser el mismo Adenovirus, se puede utilizar para prevenir las dos enfermedades. Se pueden vacunar los cachorros a los 9-12 días de vida y las revacunaciones son anuales.


【Tratamiento】


No existe tratamiento efectivo contra el virus. El tratamiento será sintomático, al igual que para todas las enfermedades víricas.

Tos de las perreras

Tos de las perreras

【Causa】


Esta enfermedad está causada por un gran número de agentes, entre los que se encuentran varios virus y bacterias. Se producen rinitis, traqueitis, bronquitis y bronqueolitis. Estos agentes infecciosos se diseminan por el aire con la tos y se contagian con facilidad. Es una enfermedad altamente contagiosa que se extiende por estornudos, tos y la exposición a algunos aerosoles o el contacto indirecto (a través de los utensilios o ropa del personal de la perrera). Generalmente es benigna, pero en ocasiones puede llegar a causar la muerte.


【Síntomas】


Su particularidad es la tos repentina. La gravedad de la tos es variable y la presencia de la fiebre también es variable. Los virus contaminan en profundidad los bronquios y el contagio de los agentes bacterianos perjudican ampliamente el órgano respiratorio. Generalmente al cabo de una semana los perros se inmunizan y se recuperan. Pero, a partir de ese momento, puede volver a tener tos sobre todo cuando algo le oprime el pecho.


【Prevención】


Se puede prevenir con bastante eficacia con la vacuna contra el Adenovirus Canino tipo 2, o Parainfluenza –2 (CPiV).


【Tratamiento】


No existen tratamientos contra los virus. El tratamiento se basa en reposo para evitar situaciones de estrés. Es mejor tratar el perro en la casa en lugar de en el hospital. En caso de tos persistente pero no productiva, se puede aplicar tratamiento que limite la tos:
-Glucocorticoides (Prednisolona) durante 3-4 días.
-Antitusígenos de acción central (Hidrocodona) que inhibe el centro de la tos.

También se puede pensar en causas bacterianas y utilizar antibióticos