La caracterítica principal de los Dálmatas son las manchas negras o marrón en el pelo blanco.

Pero el gen que produce los colores tiene una estrecha relación con la disminución de la percepción auditiva. Según los informes de los investigadores, la disminución de la percepción auditiva congéita alcanza a un 30 por cien de todos los cachorros en las razas puras y, en los Dálmatas, se encuentra entre un 10 a un 20 por cien del total. Es decir, la raza Dálmata va consiguiendo evitar la disminución de la percepción auditiva. Por otra parte, una mayoría de casi dos terceras partes de todos los Dálmatas que tienen disminución de la percepción auditiva, la tienen únicamente en un oído, por lo que esa dificultad no impide prácticamente la vida cotidiana

El origen de los colores de los Dálmatas (influencia del gen

Los colores de los Dálmatas se explican como "negro o marrón sobre una base blanca"; pero en términos genéticos se describen como "blanco sobre una base de negro o marrón". En los colores de los Dálmatas influyen varias cosas, pero la máxima influencia viene dada por dos genes. Uno de ellos, el "gen Piebald": afecta la distribución y la cantidad del color blanco. El otro, el "gen T" tiene la facultad de abrir ventanas redondas en el color blanco. El color original de base del Dálmata es el negro o el marrón (Fig.1), pero a consecuencia de la influencia del "gen Piebald" crecen pelos blancos que recubren totalmente el cuerpo (Fig.2). El recié nacido se encuentra en esta condición: el color base original está totalmente oculto por el pelo blanco y nace en estado "blanquito". Después del nacimiento, empieza a actuar el "gen T" y se abren las ventanas en el pelo blanco; es decir, se van generando zonas que no reciben la influencia del "gen Piebald" por eso en esas ventanas se ve el color de base negro o marrón, determinando asílas manchas caracteríticas del Dálmata (Fig.3).

Pero si la aparición del "gen Piebald" es débil, la piel blanca no consigue cubrir todo el cuerpo y se da el caso de que se mantenga el color de base como parches en la cabeza (Fig.4). En este caso, el recién nacido presenta ya esos parches y después de nacer la influencia del "gen T" produce manchas como las de la Fig. 3 (Fig.5).

Entonces los parches como los de la Fig.5 y las manchas que se producen después de nacer son parecidos estéticamente, aunque genéticamente son distintos. Por supuesto, en los colores del Dálmata influyen más factores, pero en líneas generales se explica como en las figuras.

auditovia.jpg


La relación entre la disminución de la percepción auditiva congénita, los colores y la reproducción.

En el estudio de la disminución de la percepción auditiva congénita, los genes que determinan los colores de la piel (especialmente el blanco) y el color del iris del ojo (especialmente el azul), están relacionados con la aparición de ese defecto. Al parecer, el "gen Piebald" que produce el color blanco en los Dálmatas, también está relacionado con la disminución de la percepción auditiva. Según un estudio, cuando el "gen Piebald" es fuerte, aumenta la posibilidad de que aparezca la disminución de la percepción auditiva y, al contrario, cuando el "gen Piebald" es débil, como en la Fig. 5, se reduce la proporción de casos con el defecto de la disminución de la percepción auditiva. También indica que la aparición de parches en la cabeza, como en la Fig. 5, es indeseable desde el punto de vista del Estándar de la raza y generalmente se exceptúan para la reproducción. Es decir, por una parte al evitar la disminución de la percepción auditiva se reduce la aparición del "gen Piebald" pero por otra parte no se puede reducir la aparición del "gen Piebald" porque es el responsable de las bonitas y características manchas del Dálmata. El dilema es grande.

Según otro estudio, hay datos que indican que los cachorros en los que uno de los progenitores tiene la disminución de la percepción auditiva en un oído, presentan el defecto con más frecuencia que en el caso de que los padres tengan la disminución de la percepción auditiva en los dos oídos. Por este motivo se puede decir que es conveniente exceptuar todo lo posible de la reproducción a los perros con el defecto en un oído. Naturalmente es un defecto genético, por lo que será mejor exceptuar también los perros que tengan el defecto en los dos oídos.

Pero no puede asegurarse que los cachorros que nacen con la disminución de la percepción auditiva son hijos de padres que tienen ese defecto. La disminución de la percepción auditiva congénita en el Dálmata se produce por el complicado sistema de relación con otros genes, por lo que la elección de la reproducción es un problema difícil.

Exceptuando los colores, ya sabemos que un Dálmata con ojos azules tiene muchas posibilidades de presentar la disminución de la percepción auditiva. Este hecho también se está investigando.

Cuando pensamos en la reproducción, la cuestión es decidir si "los oídos del perro que se está proponiendo para la reproducción está oyendo o no". Si no oye con ninguno de los dos oídos, el propietario puede notar fácilmente el defecto en la convivencia cotidiana porque el perro no reacciona con los sonidos, pero en el caso del perro que oye sólo con un oído, no es tan fácil de determinar. Pero si se observa cuidadosamente las respuestas del perro cuando éste escucha algún sonido, se puede ver que, cuando no consigue identificar bien de donde sale, hace una serie de gestos como si buscara el origen del sonido.

Según la veterinaria BAER, existe un sistema de examen de audiometría que mide el potencial eléctrico necesario para provocar el estímulo auditivo. Este examen se puede hacer a partir de los 6 semanas de edad del cachorro. Si oyen, se puede medir con un valor numérico. Esperemos que esta prueba se pueda generalizar más.