15º perros. Dieta


Ya ha pasado un mes. Futaro ha vuelto de Japón, parece que ha crecido mucho después de no verlo durante un mes entero. Este año era la primera vez que viajaba solo tanto a la ida como a la vuelta. Mi madre me ha informado que comía bien y se arreglaba él solo; ella estaba súper contenta.

playa.jpgBueno, como por fin se ha reunido toda la familia, empezaremos nuestras vacaciones. El año pasado no habíamos podido ir a la playa a causa de la otitis de Futaro, por eso este año vamos a ir primero a la playa. Yuichi ha reformado una villa en Aigua BLava, y el propietario de la villa, Luis nos ha invitado. La villa está en primera línea de playa. Antes era una casita de pescador, y la vista desde la terraza es preciosa. Pero, la playa es muy pequeña y está siempre llena de gente. Tanta gente, que Luís dice que normalmente se baña sólo por la mañana. El agua está muy fría, generalmente el agua en la Costa Brava está fría, pero aquí se nota más. De día los perros no pueden entrar en la playa, y Bell se queda en la villa con Sort, el Gos d’Atura de Luís. Sort quiere decir suerte en catalán. También es el nombre de un pueblo en el Pirineo que es muy famoso por el número de veces que han conseguido premios en la Lotería de Navidad. El origen del Gos d’Atura es esta zona.

Luís y yo estamos tomando el sol en la playa; Yuichi y Futaro están pescando sin descansar, seguramente los peces de aquí son vírgenes, porque ellos han pescado mucho para la cena. “Es la primera vez que he visto alguien que ha pescado” Luís se ha asustado, ja, ja.

Por la tarde, paseamos por la playa, a Sort le encanta bañarse, pide a Luís que le tire un palo, pero a Bell no le gusta mucho el agua fría, tal vez al tener el pelo corto nota más el frío. La playa es muy pequeña, pero hay un paseo que llega hasta otros pueblos, hay varios hoteles buenos y muchísimos extranjeros ingleses o franceses.

La madre de Luis ha preparado Gazpacho y Fideuà. Con los peces que Yuichi y Futaro han pescado también ha hecho un plato de fritura. Los padres de Luís se quedan una semana de vacaciones con su hijo. Al padre le encanta jugar al dominó, nos ha enseñado y pasamos muchos ratos jugando. Fueron unas vacaciones inolvidables.

lago.jpgA partir de mediados de agosto mi trabajo se ha calmado un poco y nos vamos al Vall de Cardús en el Pirineo, como siempre. Desde este año hemos reservado el apartamento con el mismo propietario del hotel.
Venimos desde hace 10 años, conocemos bien la gente de esta zona, Futaro juega todo el día con sus amigos, no vuelve para sacar a Bell. Parece que ayuda un poco a sus amigos con su trabajo en tareas como preparar las mesas del restaurante del hotel. Los hijos del hotel, Toi y Pau, vivirán en Barcelona desde este septiembre para ir al colegio. Son muy altos y participarán en el equipo juvenil de baloncesto del Barça. El entrenador del Barça es su cliente desde hace años, y como que los niños eran altos desde muy pequeños, les invitó a participar en el Club.

Bueno, en el Parque Nacional es obligatorio llevar atados a los perros, pero este año queremos dejar suelta a Bell, por eso nos vamos a otra montaña. Es bastante camino, pero Bell está muy contenta como siempre. A mitad de camino hay un barranco de cinco metros, y como yo tengo miedo de las alturas, me entra el pánico. Mientras estamos comentando si bajar o buscar otro camino, sin pensar he dirigido mi mirada hacia Bell, ¡ella estaba mirando de arriba abajo el barranco! No sé si es más curiosa que frívola. Yuichi ha gritado “¡¡Bell cuidado!!” o directamente es Bell que se ha caído. Los tres estábamos atónitos, mi cabeza se puso rápidamente a pensar en cómo llevar a Bell, en brazos o si debíamos llamar a un helicóptero...., pero Futaro ha mirado hacia abajo y, “¡¡Está viva!! ¡¡Está corriendo!!” Me he sentado y sentido un estado de nervios total.
“¿Cojea? ¿No cojea?”
“No, parece que está bien. ¡Bajemos!” Primero bajó Yuichi, y Bell vino saltando alegre, ¡vaya chica! Me he llevado un susto de muerte.
“¡Mamá, Bell está bien! ¡Venga!” ¡Uy, qué miedo!, pero no hay otra manera, ¡ay!
“Oye Bell, no saltes al barranco, tú no eres una gamuza, ¿vale?” Pero, ¿entiendes Bell? El año pasado se cayó a la piscina del hotel. Una cascada o un barranco, a todos los sitios a los que vamos Bell también quiere verlos. Me da miedo su curiosidad.
“Bell se parece mucho a ti, Futaro. Tú también te has caído al mar y al río. No sé, ¿quizás es un presentimiento? Sentí una sensación rara y te busqué, justamente en ese momento desapareciste de mi campo de visión, y además sin gritar.”
“Es mi niña, es natural que se me parezca.”
“Es mucho mejor si se pareciera sólo en los aspectos buenos. También le encanta comer, es una tragona.”
“¡Somos gourmets, no somos tragones!” Seguimos caminando y charlando así, cuando Futaro también se ha resbalado y se ha caído en una cascada, ja, ja, la verdad es que se parecen mucho. Bueno, a ninguno de los dos le ha pasado nada de grave, menos mal. ¿Ummm? Bell ha encontrado un trozo grande de pan en el prado. Está súper contenta.

rio.jpgEnseguida llegamos al lago, la última parte tiene una subida bastante fuerte, Bell y yo caminamos delante. He subido sin hablar y, a través de un espacio entre las rocas, veo bajo mis ojos el lago con una mezcla de color azul cobalto y verde esmeralda. Sin pensar, he suspirado por la satisfacción y la sensación intensa de haber conseguido llegar. De repente ha aparecido un toro grande. Bell y yo nos asustamos mucho.
“¡Hay un toro!” He avisado a los dos de detrás a los que falta poco por llegar. Pero, cuando los dos han llegado, el toro ya no estaba.
·¿Dónde? No está.”
“Lo has visto en sueños, ¿no?”
“¿Eh? Había un toro grande, de verdad.”
“¿Era blanco y negro? ¿No sería Bell?” Qué extraño, estaba allí, de verdad.

Después de comer el picnic, me fui a recoger arándanos,
“¡Guaooo!! ¡Mamá! ¡Papá! ¡¡Venid rápido, por favor!!” Se oye un grito ligero de Futaro. Ummm, no parece que sea tan urgente, por eso sigo recogiendo arándanos, pero cada vez grita más fuerte así que voy a ver. Futaro está subido encima de una roca y gritando a un toro grande, “¡No te acerques!!” Supongo que el toro ha venido por el olor de comida de la mochila que ha dejado debajo de la roca.
“Mira, ¡Es como te he dicho! Era verdad.” Y he mirado hacia Yuichi, ¡¡¡Varios toros grandes se están acercando para rodearnos (bueno, así es como yo me siento)!!! Rápidamente Yuichi se ha transformado en pastor y ha alejado el rebaño, los toros se han marchado tranquilamente con los sonidos de los cencerros. Seguramente pasan todo el verano pastando en la montaña. Bell tenía un poco de miedo a los toros grandes y no quería acercarse.

He hecho confitura para yogur con los arándanos. En este valle podemos encontrar buena comida: en el pueblo vecino hay una granja que es muy famosa por su yogur y su mató (queso fresco). Son buenísimos. También hay una carnicería muy buena, donde además venden huevos frescos. En otro pueblo hay una granja que vende confitura de frutas y patés. Me encanta el paté de Cep (la seta favorita de los catalanes), la buena comida es un compañero muy importante de la vida.

Este año también hemos recogido frambuesas y las he preparado para hacer licor. Se han de limpiar bien, meter en un bote de cristal grande y llenar con ginebra. Cuando regreso a casa debo añadir azúcar de roca y esperar por lo menos un año antes de tomar. Es fuerte, pero me encanta añadir un poquito al cava porque cambia su color al rosa y es muy bonito como aperitivo. Las setas aún no salen por causa del calor. El Siroco llega hasta el Pirineo. Al mediodía la temperatura sube hasta los 35 grados, incluso en el valle. En las noticias de la TV dicen que Barcelona llegará hasta los 39, y que en el interior pasarán de 43. En Barcelona no baja mucho la temperatura por la noche, pero aquí sí, y para dormir se necesita una manta, ¡qué suerte!

pie.jpgPero ya se han acabado las vacaciones. Volvemos a Barcelona donde sigue el calor. Para pasear a Bell, debemos sacarla temprano, por eso está durmiendo casi todo el día por el calor. Un día hemos paseado hasta Can Borrell como siempre, y justamente estaba abierta la puerta del patio de detrás del restaurante. Bell ya sabe bien que allí puede encontrar algo de comida. Ha entrado en el patio y durante un rato no ha regresado. Yuichi la llamaba enfadado y cuando por fin Bell ha regresado, tenía en la cara la expresión de “ñam, ñam”. Al ver que Yuichi está enfadado, Bell se acerca con una sonrisa y moviendo con vigor el culo. Está intentando seguir nuestro humor, je je. Bell se ríe mucho. Esto le viene por la abuela Dursva.. Mamá-Daisy no se ríe tanto, Jo nada. Su hermana Cinia se ríe un poquito, pero Bell se ríe muchísimo más.
“¡No me enfades, yayo! ¡Perdón, perdón, no te enfades!” Esto es seguramente lo que Bell dice.
“No puedes hacer esto, ¡eh! Si comes algo malo, tendrás diarrea, ¿vale?” Las palabras de Yuichi ya no llevan el tono enfadado, cambia al tono dulce, el abuelo siempre es blandito.

Pero, ese día..., cuando he llegado del trabajo, Bell estaba tumbada delante de la puerta, no quería o no podía levantarse. Cuando le he tocado la cabeza, Bell me ha contestado con la cola, pero sin apenas fuerza. Me ha seguido para venir conmigo, pero se ha vuelto a tumbar en el sofá. Los músculos de las patas estaban temblando.
“¿Otra vez por el cansancio de los músculos?” Después de una larga excursión a veces le tiemblan así los músculos, y durante un rato no puede moverse, pero normalmente unas horas después se recupera bien y en medio día ya vuelve a la normalidad. Además hoy no hemos caminado tanto, era el paseo normal. ¿Será por el calor? He intentado darle agua, pero no puede beber. Y ha empezado a respirar rápido. He llamado a los Bellés.
“Ummm, es mejor llevarla al Hospital de la Universidad Autónoma. Podría ser que haya comido algo raro.” Manel me ha aconsejado hacerlo así. Hoy es sábado, además los Bellés siempre dicen que si pasa algo grave debemos ir al Hospital de la Universidad Autónoma, donde están los especialistas. Bell ya no se puede mover, Yuichi la lleva en brazos hasta el coche. Menos mal que el Hospital está cerca de casa, 15 minutos nada más. Apenas escucha nuestras explicaciones, el doctor afirma,
“Es veneno. Haremos un lavado de estómago urgente. ¿Tienes el número de teléfono del restaurante? Bien, llama y pregunta si usan algún veneno para matar los ratones. Hay tres tipos de veneno, dos son productos químicos, uno es fácil de recuperar y el otro es complicado de tratar. Si sabemos el tipo podemos hacer el tratamiento correcto y rápido.”

He llamado al restaurante, pero me han dicho que no usaban ningún veneno para los ratones. Ellos tienen varios gatos contra los ratones. He informado al doctor. Esperamos con la máxima preocupación. Por fin la puerta se abre y el doctor ha salido con una sonrisa...
“Ya está. Hemos llegado justo a tiempo. Hemos lavado la barriga y el estómago, pero debe ingresar en el hospital esta noche para controlar. Como hoy es sábado, el laboratorio está cerrado y no se puede analizar el veneno hasta el lunes. Si pasa algo, os llamamos, ¿de acuerdo?” He llamado inmediatamente a Futaro que está esperando en casa, también a Bellés, todos se han calmado. El doctor nos ha permitido a visitar a Bell, está tumbada sin fuerzas en la jaula, las pupilas del ojo están muy abiertas y parece que tengan color verde esmeralda, pobre Bell..., me arranca las lágrimas. El culo está sucio, lo he limpiado con la toalla, Bell lame ligeramente mi mano. ¡Ay, pobrecita! A partir de las 9h de la mañana hasta las 11h nos permiten visitarla. Vendremos mañana. En toda la noche no he podido dormir por la preocupación, si suena el teléfono.....

Sin sonar el teléfono, ha llegado la mañana. A las 9h punto, hemos tocado el timbre del Hospital para visitar a Bell. Aún está tumbada débilmente, pero está contenta de vernos. El cuerpo todavía tiembla un poquito.
“Era bastante grave. Por la noche la hemos limpiado otra vez, aún le quedaba algo de veneno. Era peligroso. Debemos tenerla en observación hasta la tarde, vengan otra vez en el horario de visita de la tarde.” Bueno, pero ha salido con vida, ya se recuperará. Por la tarde, nos han permitido sacarla un rato a pasear, Bell está mejorando bastante, pero debe quedarse una noche más por si acaso, ya que el laboratorio no abre hasta mañana. Las pupilas del ojo aún no están totalmente normales.

A la mañana siguiente, el doctor nos ha permitido llevarla a casa. No era ningún veneno químico, tal vez fuera algún animal que estaba podrido o alguna hierba venenosa. Menos mal que no habían tirado veneno en el bosque, aunque su manera de ser tragona es un verdadero peligro.
“Bell, ser una gourmet está bien, pero las comilonas no son nada buenas, ¿entiendes?” Futaro la está educando, pero ella ¿le escucha? Ummm, pero bueno, la línea del cuerpo está muy bonita, quizás ha perdido algo de barriga, ha hecho una dieta especial. Si pudiera mantener esta línea, sería ideal.

Ya se nota la salida de la gente por las vacaciones. Un día hemos dejado a Bell en casa de los Bellés para ir a Port Aventura. Es la primera vez que la dejamos, pero como se lo pedimos a los Bellés, no tenemos por qué preocuparnos, así lo entiendo, pero..., me da pena. La dejamos por la mañana y por la noche la iremos a buscar, será un día nada más...

Al principio Bell estaba contenta en el coche, seguramente pensaba que iría a casa de los Bellés y pasaría un día divertido con la familia, tal, tal. Pero, sólo saludamos a los Bellés en la puerta y no entramos dentro. Bell siente que pasa algo raro, de manera que cuando nos marchamos vino corriendo detrás. Futaro y yo suspiramos sin pensar.

Bueno, como ya la hemos dejado, ahora debemos divertirnos al máximo. Por la noche, después de jugar todo el día, hemos pasado a buscarla. Bell se volvió loca, se puso súper contenta y su cola no se podía ver de tan rápido como la movía. Justamente era la hora de la cena de los perros. También nos invitaron a cenar.
“¿Es un huevo frito?
”Si, les damos uno a la semana. También un yogur por semana, va muy bien para limpiar la barriga, pero tiene que ser yogur natural.” Salut está sirviendo los huevos fritos en cada plato de los dálmatas. Ummm, eso también lo tengo que apuntar.

Los últimos cachorros que les han encargado hasta el fin del verano, poco a poco se han ido marchando a sus nuevas casas. Ellos han decidido coger dos cachorros, un macho y una hembra.
“Pensábamos que sólo nos quedaríamos un macho, pero las manchas de esta hembra se parecen mucho a las de Bell, es bonita, así que al final hemos decidido quedarnos con ella.”
“Bueno, no hay tanta diferencia entre tener cinco o seis perros.”
El macho se llama Blat, y la hembra, Ida. La hembra no es muy grande, y es verdad que la distribución de las manchas se parece bastante a las de Bell. En esta camada, han nacido 11 cachorros: dos se quedan con los Bellés, y los otros 9 cachorros ya se han marchado todos a sus nuevas casas. No sabemos si alguno participará en la exposición para llegar a ser Campeón y seguir el nombre del Pedigree Libra Casanova. Tampoco sabemos si crecerán bien como para poder ser Campeones, nadie puede saber todo eso. Como suelen decir los Bellés, es más difícil que conseguir la lotería. Por supuesto necesitan crecer como el estándar, sin tener accidentes, sin sufrir ninguna herida, sin tener problemas genéticos...., nunca podemos saber el futuro.

Aquella familia que ha perdido una dálmata en un accidente, ha cogido otra hembra para recuperarse del dolor; entiendo bien su sentimiento. El dolor o el sentimiento de pérdida por perder un dálmata es muy grande. Hay gente que no puede recuperarse en mucho tiempo porque ese sentimiento de pérdida, les causa un fuerte dolor. Un hermano de la misma camada que Bell vive con una pareja inglesa en Ibiza. Ellos tienen siempre dos machos Dálmatas, y esto es para recuperarse más fácilmente del dolor. Si pierden alguno, enseguida cogen otro macho para preparar la próxima pérdida. Nos gustaría visitarles en Ibiza, pero ellos se han traslado al sur de Francia, ¡algún día queremos visitar al hermano de Bell!

Bien, ¿cómo ha salido la primera vez que la hemos dejado en la guardería?
“Después de marcharos vosotros, Bell se quedó mirando hacia la puerta durante bastante rato. Pero, estaba contenta con Cinia y los cachorros, jugaron mucho.” Pero, en el momento en que decidimos regresar a casa, Bell ha venido hasta la puerta con nosotros, y luego ha regresado hacia adentro.
“¡Ah, seguro que está enfadada!”
“Si, es verdad, se ha enfadado mucho.”
“¡Ven Bell, volvemos a casa!” Pero, Bell está mirándonos desde dentro y no quiere venir con nosotros.
“¡Ja, ja! Se está vengando.” Al final, Futaro ha ido a buscarla y ha recuperado el buen humor. A causa de esta experiencia, a partir del siguiente día, cuando nos levantamos de la silla, Bell nos persigue para vigilarnos. ¡No le gusta que la dejemos sola!

Por fin han acabado las vacaciones del verano, y ha empezado el colegio. Durante el paseo de la tarde aún hay bastante luz, Futaro pasea en bici hasta can Borrell. Desde casa hasta Can Borrell hay unos 5 kilómetros de ida y vuelta, y por la mañana también la sacamos durante una hora y media, Bell hace suficiente ejercicio.
Pero, por casualidad Pepa, nuestra veterinaria, ha visto a Bell y a Futaro que estaban corriendo con bici, y nos llama,
“No la saques a pasear con la bici, porque podrías deformarle los huesos de las patas. Para los humano es cómodo, pero el perro no puede correr al mismo ritmo y llega a ser pesado para él.” Pero, a nosotros no nos parece que sea una carga excesiva para Bell, ella tiene fuerza.
“Cuando corro a la velocidad máxima, Bell viene a mi lado. Parece que no pasa nada” Futaro también confirma nuestra opinión.
“En la película también lo hacían. Un Dálmata y una bici quedan bien, ¿no? En primer lugar, el Dálmata era el perro del carruaje.” Bueno, preguntemos a nuestros maestros, a los Bellés.
“¿Ah? Ningún problema. Es la opinión general. Los Dálmata pueden correr largas distancias. Bueno, si corre un perro de raza pequeña o uno que no tenga buena preparación física, claro, no está nada bien, y los perros se cargan mucho. Pero, Bell ya tiene cuerpo, tiene fuerza. Es una buena manera de gastar su energía y hacer buen cuerpo.” Con esta explicación, nos hemos tranquilizado. Es cierto que si un perro hace ese ejercicio desde demasiado pequeño, puede llegar a tener problemas en los huesos, pero con Bell ya no hace falta preocuparse, ella tiene buen cuerpo y su fuerza es superior a la normal.

vicense.jpgEn septiembre hay dos concursos pequeños, este año sólo participamos en el de Igualada. Dicen que vendrá aquella pareja que ha comprado una hembra de Daisy.
“Su hermana es criadora de Golden Retriever, y vendrá con ellos a vernos.”
“Son buena gente.”
Como siempre en el concurso de Igualada hace mucho calor, pero este año nos hemos preparado bien contra el calor. Un juego de sillas y mesa con un parasol, además llevo un sombrero y gafas de sol. Pero, hace mucho calor. Los Bellés no llevan nada, ni sombrero ni gafas de sol, ellos son muy robustos. Mientras estamos esperando el turno de los Dálmatas, ha llegado la pareja que esperábamos. David y Bibi, son alegres y simpáticos. Enseguida nos hemos hecho buenos amigos.
“¿Es Bell?” Bibi le ha tocado la cabeza y Bell se ha puesto muy contenta, se sienta delante de Bibi y extiende la cabeza para pedir más caricias. Es muy simpática y su piel tiene el tacto de la seda. Con la cabeza extendida, cuando Bibi deja de tocarla, Bell le pide más con la pata. Bell es así, y nos hace ser muy felices.

Hoy Vicenç ha presentado a Bell. Poco a poco Bell va adquiriendo experiencia, y ha ganado el premio a Mejor de Raza. Todos la han felicitado. Pensábamos que después de este concurso ya no habría otro hasta la exposición de Girona en diciembre, pero,
“¿No vendréis a la Monográfica del Club Dálmata de Bélgica?
Este año llevaremos a Ida y a Blat, justamente tendrán los 6 meses, será su debut.” Bellés nos invita. Vicenç está dispuesto a poner todas sus energías con Blat.
“Blat me hace más efecto que cuando Jo era cachorro.” Dice Manel. ¿Más que aquel Jo? Jo es especial para nosotros, lleva el ambiente del rey, pero superar a Jo..., Ummm.

Después del concurso de Igualada hemos pasado a verlos, Ida y Blat han crecido bien, no parece que tengan sólo 4 meses. Al menos esa es mi impresión. Los dos tienen una buena distribución de las manchas. La cara de Blat es muy blanca, las manchas del cuerpo son grandes y bonitas, lamentablemente los ojos de Ida no son oscuros.
Como miramos sólo a los Campeones, poco a poco vamos entendiendo cómo es el estándar. Lo más importante es el equilibrio, la cabeza no puede ser demasiado grande ni pequeña, el cuerpo no puede ser demasiado largo ni corto, ni tampoco las orejas. La longitud de la cola debe ser hasta el corvejón, ni más larga ni más corta. Los dientes, la constitución, el temperamento, etcétera. Además necesita tener algo especial que viene de su propio interior, como un aura, para capturar las miradas de la gente; a veces eso es lo más importante.
Ida y Blat están intentando marcar a Bell, pero como hermana mayor, Bell es fuerte, y comprende que los dos trabajan juntos. No paran de jugar.
“Esta vez vendrán David y Bibi, María también. Estarán los 4 cachorros y Bell, y también Daisy. No pensábamos presentar a Daisy, pero participamos en la Clase de criador, la madre y los hijos.” Parece que Vicenç se siente muy feliz, al poder presentarla como La Campeona y sus hijos. Esto podría ser el sueño del criador.
“También podréis ver al novio de Bell. La juez, Ms. Sumia, es miembro del British Dalmatian club, y la conocemos desde hace años. Ella también es criador, su afijo es “Dallyvista”, Daisy también lleva su sangre”
“¡Es Selwyn! Seguro que ha crecido muy bien. El año pasado ganó en la Clase Joven” ¡El novio de Bell! ¡Qué invitación más atractiva!

cachorros.jpgEl año pasado la Monográfica del Club Francés se celebró en sábado, y el día siguiente estaba la del Club Belga y Holandés, los programas eran fuertes, pero este año la Monográfica del Club francés se celebra otra semana. Por eso dice que sólo participará en la de Bélgica.
“Hay buena arquitectura en Bruselas” dice Yuichi,
“¡¡El chocolate es muy bueno!!”
“También está el niño que hace pipi.”
“Si no paramos una noche en el camino de vuelta, nos cansaremos demasiado.”
“¿Qué te parece, Nancy, en Francia. Es la ciudad origen del arte en cristal de la época del Art Nouveau.”

Enseguida planeamos el viaje. Los tres coches, los 4 Bellés con Daisy, Ida y Blat, uno con David y Bibi, y María (hermana mayor de Salut) con Kity e Ine, y nosotros con Bell. Dicen que salgamos a primera hora del viernes y vayamos deprisa hasta Bruselas en un día. Como no conduzco, María ayuda a Yuichi a partir de mitad del camino. Debemos ajustar la condición física de Bell para ese día.
“Bell, este año los abuelos también van juntos, podemos ver un montón de Dálmatas!” Como ya tiene experiencia, Futaro está tranquilo. Sí, ¡podemos llegar a ver más de 100 Dálmatas!