22º perros. El largo camino hacia el Club Dálmata



1.jpg“Por fin han acabado las reformas de la casa, y nos invitan a una merienda con los amigos de los perros.” Me ha llamado Montse, como coordinadora de la fiesta. Eva y Panta que se habían traslado a otro pueblo, quieren celebrar la reforma de la casa. La casa del bosque no tenía la calefacción, y durante todo el invierno sufrieron por el frío. La casa era para verano, pero ahora ya se puede vivir todo el año sin problemas. El jardín está lleno de césped, pero… también está lleno de los agujeros que hacen sus perros… ¡vaya!

“Sí que vaya, además cuando Lua estaba con el celo ha entrado un perro haciendo un desde el muro para entrar. No sabíamos nada, pero notábamos que Lua estaba rara…, la llevé al veterinario, y resulta que estaba embarazada…, pobre Lua, me sabe mal, pero he sacrificado la camada y también la he operado al mismo tiempo.”
“Por aquí casi todos dejan los perros sueltos. Es más difícil pasear de lo que pensaba. El bosque está lleno de casas, y todos ladran.”
Nos hemos reunido los miembros de siempre, Montse y Anita, Paula y Cristian, Luis, y Pera y su mujer, los propietarios de aquel Charchil. Aún pueden tener otro perro, pero les queda el dolor de haber tenido que sacrificar a Charchil.
“Pero bueno, como no tenemos el perro, vivimos tranquilos. Cuando veo a Futaro que lleva a Bell en la bici, recuerdo con nostalgia”
“Corre a velocidad máxima, no tiene tiempo para decir Hola.” También Montse ha comentado. Futaro que lleva a Bell en la bici atrae la atención de mucha gente, es bastante famoso en nuestra zona. Está funcionando como un cartel corriendo para la Llibra Casanova.
“¿Ya planeas la camada de Bell? Os queda una, ¿no?”
“Sí, quizás.”
“¡Serán bonitos! Cuny también era mona, monísima, la primera vez que vino a la plaza, era muy pequeña. Bell llegó un poco más tarde, ya era bastante grande.”
“Quieres pedir una para ti, ¿eh Eva?” Montse está riendo. Eva también está riendo como si quisiera decir Sí, sí.
“¡No, no! ¿Dónde podríamos dormir? No, no quiero más.” Panta está preocupado. “Si cojo un perro más, tendría que echar a Panta, ya es suficiente.” Ha comentado Eva, ja, ja.

2.jpgYa estamos en septiembre, pero el celo de Bell aún no llega. A partir del 15 empezará el colegio, y los últimos días de vacaciones nos vamos a la playa de Cadaqués. Antes siempre cruzábamos hasta la cala hippie de Port Lligat, donde había una casa de verano de Dalí, en esa cala vivían los hippies hace años, pero ahora ya la han incluido en el Parque Natural, y los han echado a todos. Sólo queda un chico (?), un viejo hippie, Joan, que trabaja llevando la gente hasta la cala con una la barca pequeña. Antes siempre llevábamos a Gos, el perro de nuestro vecino, Gos era un Gos Atura, le gustaba mucho nadar, no le importaba si el agua era fría, pues siempre había cruzado hasta la cala nadando con Futaro. Pero, Bell no tiene el pelo largo y no le gusta mucho el agua fría. Además el agua de la Costa Brava es muy clara y bonita, pero también es muy fría. Pues, vamos a otra costa rocosa. La playa en verano es complicada para los perros.

Después de un retraso de un mes, por fin ha venido el celo de Bell, según Bellés, esto ha sido a causa de que la habíamos dejado en casa de los Bellés donde estaba con otras hembras, por lo que funcionó el balance de orgánico. Para buscar una alta probabilidad de embarazarse, aplaza su celo para respetar el principio de la permanencia de las especies.

3.jpgHan nacido los cachorros de Cinia, esta vez sólo han nacido dos hembritas, nada más. Se supone que los Dálmata tendrán muchos cachorros, pero Lauren de Mike también había tenido sólo un cachorro. Los cachorros siempre son bonitos. Esta vez las dos tienen las manchas bien distribuidos, una tiene una manchita en la frente, parece que tiene la autentica línea de Llibra Casanova.
“Los clientes están esperando, pero sólo han nacido dos y una se queda con nosotros.” La hembra que se ha quedado es Joia, que ha crecido como un ejemplar guapísimo y ha conseguido el título de Campeona de Europa, pero esto es ya el futuro. La otra hembra finalmente se fue a Francia, el dueño es amigo de los Bellés. Para vender una hembra ellos siempre son muy reservados.

En septiembre hay los dos concursos en Monistrol e Igualada, pero Bell ya ha obtenido el titulo de Campeona, no hace falta acudir, además está con el celo. Los Bellés nos han invitado para viajar otra vez a Berga, ellos quieren llevar a Ida y a Blat. Pero, últimamente Yuichi está muy ocupado por su trabajo, y el viaje era bastante duro para mí... no creo que podamos. Si va otra gente, me gustaría participar, pero en el coche de los Bellés no cabe nadie más. Vivi y David ni María pueden. También me gustaría ver al Sr. Morgan que me había dicho que Bell tenía una promesa en el año que viene.

4.jpg“Vivi vendrá al concurso de Igualada, y María también.” Competirán entre las hermanas, Ida, Ine y Kity. Justamente han cumplido 15 meses, y ya se pueden apuntar en la Clase Abierta, desde ahora empezará la competencia seria. Son las candidatas de Llibra Casanova para el título de Campeón.
“La verdad, menos mal, justamente Bell ya está en la Clase Campeonas.”
”¿Salut presentará a Ine?”
“Quizás. Maria no quiere.”
“Bueno, ¿ya tenéis las firmas para el Club?” Le he preguntado secretamente a Salut. Parece que a Vicenç y a Manel les falta un poco para ponerse en marcha.
“Nada. Era una buena ocasión ya que ha venido mucha gente para ver los cachorros, pero Vicenç dice que lo va a hacer él, que él lo va a hacer, pero no hace nada. Si me deja, se lo puedo pedir francamente.” Salut está enfadada. Vaya, vaya, era tal como pensaba. Entiendo bien la situación, bueno para arrancar rápido, debo dejar el poder a Salut, aunque Vicenç no quiere dejarlo.
“Salut, hazlo tú misma, ya sabes que ellos no trabajan rápido, ¿no? Si esperamos a Vicenç, tardará mucho. Bueno, pide su firma en esta hoja en blanco, con los nombres, el D.N.I. y las firmas. De la hoja sólo se usa la parte de arriba, mientras que la parte de abajo se deja en blanco, así me lo han pedido. ¿De acuerdo? Y, también dame la lista con las direcciones y el teléfono de la zona de Sant Cugat, así yo misma les visitaré para pedir las firmas. Intentemos reunir el máximo de firmas, ¿vale?”
“¡De acuerdo! Puedo pedirlas en el próximo concurso.”
“Y, ¿también puedes llamar a la gente de Castellón? Explícaselo bien y pídeles que me envíen a mí las firmas, ¿vale?”
“Vale, vale, no te preocupes, ¡me ocupo de todo!” Salud está contenta.

Bueno, tengo un poco de miedo por la manera de actuar de Salut, pero ella tiene mucha energía para moverse, y, además, no hay otra manera. También le pido que haga la lista de direcciones rápidamente. Si lo hago yo misma, es más rápido. Por fin estamos en el último paso, no podemos perder más tiempo en el mismo lugar. Hay que empujar y empujar a las personas que no actúan por sí mismas. ¡Todo por el Club! Ja, ja.

5.jpgA partir de la próxima semana llamaré a los propietarios de dálmatas, y les visitaré para pedir sus firmas. Cuny, Ona, Elena están, por supuesto, también Pecas, y otros tres dálmatas de la línea Llibra Casanova que viven en otros pueblos cercanos. El propietario de Pecas, Luis, me ha ofrecido ayuda, tengo esperanzas de poder trabajar con él.
En la Exposición de Barcelona no llegó a la hora de juzgar, se ha quejado un poco, pero como había tenido una vez un buen éxito, puede ser que todavía tenga ánimos para participar en la exposición (en realidad, lo más importante es la fuerza de voluntad del propietario). He citado a Luis para vernos y le he pedido su apoyo. Me ha ofrecido montar la página Web del Club, ¡qué bien!
“¿Ya no participas en las exposiciones?”
“Me gustaría..., pero es complicado organizar la familia. Y, si no me informa Salut, no sé nada de cuando se celebran las exposiciones.”
“Hay un concurso en Igualada, si quieres te enviaré la información por correo electrónico. ¿Cómo va el estado del pelo de Pecas? ¿Mejorando?”
“¿Qué?”
“Es que tenía muchas manchas marrones en la exposición de Barcelona, ¿no?”
“No, para nada. Nunca ha tenido un problema así.” Luis me ha dicho que no había tenido ningún problema. ¿Ummm? ¿Ya se ha olvidado o no le preocupa? Si le preocupa tan poco que ni siquiera se había dado cuenta, no puedo esperar mucho del futuro de Pecas. La época más importante para el perro es la que va desde el cachorro hasta el joven, si el propietario si no lo cuida bien en esta época, nunca crecerá un buen perro, la calidad del perro como línea pura no se puede recuperar. Es una lástima, pero si ellos están contentos con su perro de compañía, todo está bien.

Mientras estoy ocupada en pedir las firmas, Yuichi me está mirando con cara de no estar tan contento. Quizás quiere decir que si tienes tiempo para sufrir con las cosas del Club, por qué no haces tus propias cosas. Entiendo perfectamente las palabras que quiere decir, pero no puedo dejar la idea del Club a mitad de camino. Futaro entiende que montar el Club es una buena cosa también para Bell, así que me apoya bastante. He llamado a la Unió Cinófila de Catalunya para pedir la información. Nuestro Afijo, "Bosque de Sant Cugat" ha salido sin problemas. Bell que está corriendo por el bosque de Sant Cugat es la primera para empezar nuestra línea. Desde la fecha en que ha salido el certificado, los cachorros de Bell ya pueden llevar este Afijo. Al poco tiempo hemos recibido el Certificado de Afijo emitido por la F.C.I. Poco a poco estamos preparando la camada de Bell.

Después del Concurso de Igualada, he llamado a Bellés, esta vez han ganado Blat e Ida.
“¿Pecas también se ha presentado? Cuando lo vi para pedir las firmas, me ha dicho que quería presentarse otra vez, así que le he enviado la hoja de suscripción. Entonces, cuando le he preguntado a Luis por el estado del pelo de Pecas, me ha dicho que nunca había tenido ningún problema.”
“¡Qué dice! Estaba muy mal. Y, él sólo habla. Habla bien, pero no hace nada de nada. Ha dicho que trabajaría para montar el Club como un miembro principal, pero no, no hace nada. Sólo habla, bla, bla, no ponemos confiar en él.” Salut está muy enfadada.

6.jpgDespués la pareja de Pecas se ha divorciado, aunque la mujer no tenía ningún interés por el perro, las niñas lo habían pedido, así que la ex-mujer se ha llevado a Pecas. Unos años después, por casualidad he encontrado a Pecas en la calle. Un día, una chica ha llamado al timbre de mi casa, me ha informado que uno de mis dálmatas estaba vagando en la plaza. En mi zona todos los vecinos saben que tenemos dálmatas. Pero mis tres perros (en ese momento ya tengo tres dálmatas) estaban durmiendo tranquilamente en casa, así que he ido a buscar ese dálmata a la plaza. Buscando, buscando, media hora después otra vez ha venido ese macho persiguiendo una hembra que estaba en el celo. Un macho muy, muy grande, con bonitas manchas, pero muy sucio. Me sonaba su cara, pero no podía acordarme. He cogido el perro y lo he llevado al veterinario cercano para comprobar el microchip. La veterinaria me ha dicho que este macho ya había visto ese perro vagando varias veces en esta zona, que llevaba el microchip..., era Pecas. Había saltado del jardín de su casa y unos días después estaba rondando por aquí, por eso estaba tan sucio. Le he informado a Bellés, ellos aceptarían recoger a Pecas sí la ex-mujer lo permitía. Pero, no pueden recuperar a Pecas. Ine también, la hermana de Salut, quería tener un dálmata para la exposición, pero ya no lo cuida bien. Pecas ni Ine nunca más se presentarán en ninguna exposición. Cada perro tiene su vida, cada perro debe aceptarlo.

Bueno, he preguntado a Salut otro tema más importante, las firmas, me ha dicho que ya tenía unas 20 firmas, bien. Yo también tengo unas 20 firmas, he llevado todos papeles al Ministerio de Interior a principios de octubre. Primero he pasado a recoger las hojas de firmas en la oficina de Vicenç, y luego me quería llevarlas directamente al Departamento de Justicia e Interior de la Generalitat de Catalunya. Pero..., me aguardaba un gran error. Se lo había explicado a Salut, la parte inferior de la hoja debía estar en blanco, pero las hojas estaban llenas de firmas, incluso por la parte de detrás...
Me quedé sin palabras, y Vicenç me miraba como diciendo ¿ves? No puedes dejar nada en manos de Salut. Me hubiera gustado gritar: “¡Pero, como tú no haces nada, no había otra manera de avanzar!” vaya. Bueno, debo aceptar todo, ¡qué paciencia tengo!
“Es que no tenía otro papel.”
¿Por qué no llevas más? Bueno, bueno. Pero, no he acabado todavía.
“Bueno, no pasa nada, copiamos las firmas ahora.”
“Sí, sí. Puedo copiar la firma de María, es fácil”
“¡¿Qué dices?!” Sólo una podría pasar, pero, ¿copiar unas 15 firmas? Tengo miedo de esta manera de ser que no se da importancia al engaño.
“No, no. No es posible, es ilegal.”
“Bueno, vosotros sois más legales que nosotros.” Vicenç me lo ha dicho así,
“No quiero hacer nada irregular en el Club. Si pasa algo, podría ser que nunca se llegue a aceptar.”
“Bueno, puede ser...” quizás con los españoles podrían pasar, pero nosotros, los extranjeros no podemos hacer ninguna irregularidad con los papeles oficiales si queremos seguir tranquilamente nuestra vida en este país. Ellos nunca entienden esto.
7.jpg“Bueno, ya voy a presentar las firmas. Yo también tengo unas 20 firmas, creo que ya serán suficientes, porque no se indica nada sobre el número mínimo de firmas. Presentaré esta hoja también.” No quiero perder más tiempo mío, voy al Departamento de Justicia e Interior de la Generalitat de Catalunya. Ya estoy cansada de esta conversación.

Después de presentar todos los documentos, he preguntado cuanto tardarían en aceptar, me han contestado que unos 2 o 3 meses, y que nos avisarían por carta. Podríamos saber algo antes de fin de año. Bueno, de todos modos sólo he podido presentar los documentos, ya casi es un milagro para mí.
Pero, es horroroso el sistema de solicitud, creo que casi todos los españoles también se preguntan para qué se necesitan tantos papeles. Presenté los papeles en septiembre, pero en diciembre todavía no había ninguna respuesta. Yo pensaba que nos dirían algo en estos meses, así que empecé a preocuparme un poco. Esperé preocupada hasta fin de año, y por fin le pregunté a Vicenç y él me comenta como siempre: “Oye, que esto es España, Keiko. No te preocupes, tardará más y más.” Bueno, ya sabía cómo me contestaría. Vale, de acuerdo, esto es España, esperaré tranquilamente un poco más..., pero estoy inquieta por si no nos dicen nada hasta mediados de enero. ¿Soy muy impaciente? Bueno, ya está bien, ¡voy a preguntar!
”Les envié la carta en noviembre. ¿No la ha leído?
”¿A quién? ¿A Bellés? No, no me dicho nada.”
“Vaya, ¡qué responsabilidad! ¿no? ¿Ves? Aquí está la fecha en que hemos enviado la carta.” La encargada me ha enseñado amablemente la nota, y la fecha era del 16 de noviembre. Ya he perdido dos meses. Pero, esta señora es muy amable, me explica los puntos que debemos arreglar. Lo más importante es que debemos cambiar el número de la ley para toda España, pues el número de la ley que había puesto (era igual que el número de la muestra) era sólo para Catalunya. La señora me ha dado la fotocopia de la ley y me ha indicado cómo corregirlo, ¡muchas gracias!

Pero, ¿dónde está la carta de aviso? He llamado a Vicenç para preguntar, pero
“No sé, no sé. ¡No hemos recibido nada de nada!” Y, me comenta sólo lo mal y poco que trabajan los funcionarios. ¡Ay, me duele de cabeza!...
Bueno, he presentado de nuevo todos los papeles arreglados, y he pedido ser yo la persona para recibir los avisos, para evitar que otra vez se produzca el mismo error. Menos mal que cambié la persona, porque recibí una carta del Ministerio del Interior de Madrid, indicando que no se podían presentar los documentos en catalán, y que debería enviar escrita en castellano la hoja de la solicitud. Tienen razón, porque hemos pedido que el Club exista para todo el territorio de España, aunque, pero otro lado, sólo había preparado la hoja de solicitud en catalán para Catalunya. Este sistema, se puede decir que es muy catalán y español.
“¡Qué va! Seguramente Madrid lo entiende todo, segurísimo, ¡sólo quiere molestarnos!” Bueno, bueno, los Bellés reaccionan como muy catalanes. Pero, ellos son de Castellón, ¿no? Bueeeeno, otra vez he ido a presentar los papeles en castellano, vaya, vaya..., otra trampa.

8.jpgY unos meses después, por fin, he recibido la carta con el permiso. He ido otra vez al Departamento de Justicia e Interior de la Generalitat de Catalunya, pero esta vez para recibir el certificado del permiso. Hasta ese momento, ya han pasado ocho meses, un largo camino. Con este permiso se puede abrir la cuenta del Club. Debemos poner el número de cuenta en la hoja de suscripción, no se puede guardar el dinero oficial en manos de nadie. He ido al banco corriendo, pero me el empleado me ha explicado que primero debía ir a Hacienda para dar de alta el Club, y Hacienda nos da un número como una especie de D.N.I. para la empresa, ¡¡qué complicado!!
Entre trabajo y trabajo, y mirando la cara de Yuichi que está un poco enfadado, he ido a Hacienda para pedir la información. He comprado la hoja de solicitud y he llamado a Vicenç para explicarle la situación, ellos también, o más que yo, se han sorprendo con la complejidad del sistema.

Unos días después otra vez he ido a Hacienda, parece que estoy siempre corriendo entre trabajo y trabajo, ya entiendo que Yuichi esté preocupado, pero ya se le pasará (¡ojalá!). De todos modos, las cosas están constituidas por estas formalidades complicadas. Después de presentar la solicitud en Hacienda, fui al banco para abrir la cuenta, pero entonces me pidió más papeles: necesitaba las firmas y las copias del D.N.I. de los miembros del Comité. Llamo a Vicenç y a Salut (al final nadie quería ser el tesorero, pues para el banco firmó Salut), fui a buscar sus firmas y las copias de sus D.N.I. a la oficina de Vicenç, y por fin tenemos la cuenta del Club. He respirado con la libreta de cuenta corriente: el Club Español del Dálmata, en mis manos.

Ya he preparado todo lo que puedo, puesto que tenemos la cuenta del Club he enviado la información y la suscripción a los amigos del Dálmata. También a los propietarios del Dálmata que he buscado por los catálogos de la exposición. Cuando me llega una hoja de suscripción envío enseguida el Reglamento, el Código de Conducta y el estándar, y así poco a poco ha empezado a funcionar el Club. Enseguida debo preparar la primera Revista del Club, y también debo solicitar al R.S.C.E que de permiso para hacer oficial el Club. En España sólo puede tener permiso de la R.S.C.E. un Club de cada raza. He preguntado al R.S.C.E. por correo electrónico qué sería necesario para solicitar ese permiso, y enseguida recibí la contestación. Me han informado amablemente que este tipo de solicitud normalmente tarda mucho, por lo que es mejor hacer cuanto antes la solicitud. He preparado todos los documentos y he dejado a Vicenç que escriba la carta de saludos, y como siempre le he pedido que se apresure. Después de conseguir el permiso del R.S.C.E, deberemos a pedir el permiso de la F.C.I, y luego la esperada Monográfica del Club..., todavía el camino es largo.

9.jpgDurante esa época, hemos participado en las exposiciones de Francia, la batalla final con Buva, la clase de entrenamiento de Bell con el maestro Ken Sewell, la Monográfica del Club Francés, la Exposición Mundial en Amsterdam, la búsqueda de la masía abandonada para los Bellés y sus dálmatas, hemos tenido muchas experiencias. Especialmente la asistencia a las exposiciones de Francia era una gran experiencia para abrirnos los ojos. Bell ganó el premio de Mejor de Raza en la exposición de Francia con mi presentación y también la presenté en la final de Grupo 9. En aquel momento, el Dálmata todavía estaba en el Grupo 9 en Francia, los otros perros eran todos de razas pequeñas, los exhibidores los presentaban sentándose y los perros subían un escalón, sólo que Bell y yo estábamos de pie, y era un poco como Gulliver en Lilliput. Había tres barras de luz al lado de los tres jueces, y cada perro podía saber los puntos de cada juez por el escalón de luz, era una primera experiencia y me asusté mucho. El Club Francés tiene una buena organización, cada Delegado prepara las copas del primero al tercero. También cada socio lleva comida ligera para picar con los amigos, así que el ambiente es muy natural y amistoso, parece que es más latino que la Monográfica de Inglaterra, me encantó.

En la Monográfica del Club Francés participan más de 100 dálmatas cada año, es muy activa. Por la mañana se juzgan los Machos, después de comer se juzgan las hembras. La comida se prepara en el Club, cada persona paga unos 6 euros. Los bocadillos, quiches, varias tapas, los vinos y jugos, creo que estos actos del Club son admirables. Casi todos los participantes son exhibidores - criadores, que básicamente presentan su propio perro, aunque pueden dejar su perro en manos profesionales sólo para ganar el premio, esta no es la visión real del criador auténtico, y parece que la mayoría de los criadores opinan así. No sólo se trata de entrenar el perro, sino que el propietario también aprende y disfrutan juntos el propio entrenamiento con su perro. También se trata de colaborar con otros criadores para mejorar la raza, al menos ellos tienen un buen sentido para evitar las peleas, aunque tengan alguna intención. Me he dado cuenta de la importancia del Club para apoyarlos, ¡hummm! nuestro Club necesita más fuerza!

En la Monográfica del Club Francés el encargado (a veces trabaja también como intérprete para los jueces extranjeros) anota las críticas del juez para todos los perros, y el mismo tiempo va grabando una cinta, para después poder juzgar esta nota con el exhibidor. También presenta todas las críticas en la Revista del Club. La monográfica es muy importante, puede ser que indique el gusto del país. Los países como Holanda y Berga que prefieren la línea inglesa invitan a jueces ingleses, Francia sólo invitaba a jueces franceses hace años puesto que había puesto como máxima importancia en el gusto de su país. Últimamente varios aficionados formulan objeciones a este sistema, y por eso se ven algunos cambios. El juez era el famoso criador de Inglaterra en la monográfica en la que he participado. Ciertamente se nota la diferencia del gusto entre el juez y los exhibidores. Los exhibidores investigan el gusto del juez, cual es el punto más importante para este juez, si la constitución o la estética de las manchas, etc. Los exhibidores también pueden decidir su participación en función de los gustos del juez.

Generalmente en las Monográficas hay que estar más de una hora en el ring porque en la clase abierta es más fuerte la competencia. Vicenç presenta a Ida, Salut va con Ine y yo con Bell. Estábamos las tres hembras de Llibra Casanova en mismo ring de la clase abierta en la que en total han participado unas 20 hembras. ¡Presento a Bell con mi maestro en el mismo ring! Dicen que el juez prefiere los perros pequeños, pero Bell ha ganado el premio cuarto. Aunque los Bellés me toman el pelo de que podría haber ganado el segunda o tercero si la hubiera presentado un poco mejor, ja, ja, pero aquella fue mi gran experiencia.

Y, también me ha enseñado mucho sobre cómo presentar yo misma a Bell. Siento un placer y orgullo distintos a cuando era Vicenç quien presentaba, y el sentido de la derrota y el espíritu de profunda superación. Creo que hemos podido tener mayor conciencia de que somos auténticos propietarios de Bell al presentarla nosotros mismos. Hasta ese momento parecía que Bell era el depósito precioso. Originalmente la exposición es para disfrutar la vida con el propio perro, no es de ninguna manera para satisfacer los deseos del propietario. Mis maestros siempre dicen que la exposición es la fortuna, no importa si gana o pierda, disfrutamos igual. Me gustaría ser así. Y, me gustaría tener el Club para apoyar este espíritu en los socios. Será un camino largo, pero seguimos con esta convicción.

Han pasado un montón de cosas. Ha empezado del encuentro con una Dálmata, comento la necesidad de montar el Club, pensando en la coexistencia entre los perros y los humanos, tuve la camada, después de estas experiencias, ¿qué he conseguido?

10.jpg“Así, así, nosotros heredamos el espíritu del criador, como los Bellés me han adelantado”, es la palabra de Luis, el criador francés que vendió a los Bellés la primera hembra. Recibió cordialmente a los hermanos Bellés cuando fueron a buscar su cachorro. En ese momento los Bellés no hablaban casi nada de francés, la familia de Luis hablaba con gestos y les ofreció cena y alojamiento. Los hermanos Bellés aprendieron la idea del criador con Luis, él es el primer maestro de los Bellés, y luego ellos aprendieron más y más con varios criadores. Primero fue Luis, y ahora son los Bellés y siguen para nosotros. Antes de Luis también existían los maestros, el espíritu continúa hasta nuestros días como un escalón de la vida. El espíritu que hemos heredado de los Bellés, lo entregaremos a otras personas, este es el sentido verdadero de establecer relaciones amistosas a través del Dálmata. Algún día a mí también me gustaría transmitir las cosas que he aprendido y el espíritu a otros amigos... Los criadores no deben olvidarse lo que nuestro oficio es unir el pasado con el futuro, cada uno es “un punto” en ese momento, y si tiene conciencia de que ese punto es muy importante para continuar el espíritu a la próxima generación, entiende por sí solo la importancia de la cría para mejorar la raza. Se enfrenta consigo mismo con la moralidad de tratar a sus perros, creo que el criador no debe perder este punto de vista como objetivo. No es un problema que se puede criar por la pasión o el capricho como “mis queridos perros”. Es que nosotros continuamos la vida, nuestra querida raza Dálmata, hacia la próxima generación.

Por el momento quiero terminar mi historia. Le agradezco sinceramente la relación de amigos de Dálmata por contar mi historia, y más que todo a mi familia que me está apoyando. Por supuesto a los amigos con los que vamos juntos por este camino. ¡¡Espero que hoy también, en alguna parte, esté naciendo un encuentro maravilloso con los amigos del Dálmata!!