8º perros. La libertad de los perros


girasol.jpgEn España, el cole acaba a finales de junio (en Japón acaba a finales de julio) y empiezan unas largas vacaciones. El verano empieza oficialmente cuando llega el solsticio de verano, pero en Barcelona ya en esa época hace calor, la temperatura suele superar los 25 grados. Los rayos del sol se alargan cada día un poco más y el aire ligero del final de los exámenes y de la proximidad de las vacaciones llena este país.

Y. el 24 de junio es Sant Joan. La noche del 23, durante la fiesta de la verbena, en Catalunya y Valencia se hace mucho ruido con petardos y fuegos artificiales. Es como para limpiar las desgracias y recibir el nuevo verano. Cuando se acerca Sant Joan, todo el mundo compra un montón de petardos y cohetes. Las casetas de venta de petardos que se instalan en el parque o la plaza, están aisladas con unas vallas porque los petardos de este país son muy fuertes. Por supuesto los menores de 14 años no pueden comprar los petardos si no van acompañados por mayores. El poder de explosión es muy alto, cada año se escuchan noticias de accidentes, con pérdida de dedos, o de ojos..., pero esta fiesta no es sólo para los niños; aunque parezca increíble, también a los mayores le encanta tirar petardos.

Esa noche se encienden hogueras en las plazas, playas o calles. Las llamas que bailan en el cielo de la noche para limpiar las desgracias tienen un poder primitivo que me encanta. Pero, ese día es el día del desastre para los perros. Estos días los amigos de los perros hablan siempre de este tema. Algunos dicen que sus perros se ponen tan nerviosos que han de darles una pastilla para tranquilizarlos; otros dicen que llevarán el perro a su casa de campo. También están los niños que llevan petardos hasta la plaza de los perros, aunque saben que a los perros no les gusta el ruido de los petardos. Los hijos de los propietarios de Buva también tiran petardos en la plaza. Eva (su Ruar se pone súper nerviosa con el ruido de los petardos) y Montse les han pedido que no lo hagan, pero ellos sólo se apartan un poquito y siguen con sus petardos. Sus padres también están en la plaza, pero están charlando todo el tiempo, sin poner atención en sus hijos.

Menos mal que Bell no se pone tan nerviosa, pero Futaro y yo debemos vigilar todo el tiempo para evitar un accidente. En la plaza también vienen varios niños con sus perros. Uno de ellos, Eneko, que tiene casi la misma edad que Futaro, me ha preguntado por un restaurante japonés en Barcelona. Me ha dicho que le encanta la cocina japonesa, ¡qué curioso! La había probado en América, y le encantó. Futaro tiene buena relación con él.

girasol2.jpgDesde que cumplió los 10 años, Futaro viaja solo a Japón cada verano y se queda más de un mes con mi familia. Al ser el único nieto, es el príncipe de mi familia. Aunque le entristece separarse de Bell, también tiene mucha ilusión por pasar las vacaciones en Japón con su abuela, por lo que ha decidido ir como siempre.
“Mientras no estoy, cuida bien de Bell, ¿vale?”
“Cuando vuelvas, ya no te conocerá”
“¡No puede ser! ¿Verdad, Bell?”
La primera vez que viajó solo, estaba aguantado las lágrimas detrás del pilar del aeropuerto, ahora es como cuando se va al cole..., lo encuentro digno de confianza y al mismo tiempo me siento un poco de triste al ver que ya tiene independencia..., bueno, soy madre. Ya ha marchado Futaro, debemos encargarnos de Bell mientras él no está.

Ahora el cuerpo de Bell está cambiando su aspecto infantil al de adolescente. Tiene las manchas blancas y negras muy brillantes y bonitas. En el repelón que nos preocupaba poco a poco va creciendo pelo nuevo. Al mediodía la temperatura sube a más de 27 grados. Si salimos después de las 10 de la mañana, sufrimos calor al pasear. Es un gran placer pasear por el bosque con Bell. Ella cada vez camina más lejos. Su cuerpo tan blanco entre el verde del bosque, ¡es maravilloso! Nunca había visto un ser vivo tan hermoso y querido. Además el paseo con Bell ha regalado excelentes resultados a nuestra salud, mi marido ha adelgazado 7 kilos desde que tenemos a Bell. Antes jugábamos al tenis 2 veces por semana, pero él no perdía nada de peso. ¡Ahora, sólo por caminar con Bell lo ha conseguido! Caminar cada día a paso rápido por el bosque estabiliza nuestra mente y nuestra condición física. Además, podemos sentir más de cerca el cambio de las estaciones. ¡Es otro placer!

Un día hemos encontrado un campo de girasoles. Otros años en ese lugar había un campo de trigo verde, pero no sé por qué, este año hay un campo de girasoles. Quizás ha sido por los ajustes de producción en la Unión Europea. ¡Nunca había visto tantos girasoles desde tan cerca! Las fotos de campos de girasoles se utilizan en la promoción turística como una de las imágenes típicas de España, pero siempre los habíamos visto desde la ventana del coche. Sacar fotos en un campo de girasoles totalmente amarillos, era uno de mis sueños, e inesperadamente hoy lo hemos encontrado con Bell. ¿Será que Bell nos trae suerte? Los girasoles son pequeños, muy diferentes a los de la triste imagen de la película “Los girasoles” con Sofía Loren. Los girasoles de España quedan bien con el cielo claro del mediterráneo y sonríen sin sombras.

antonia.jpgSobre las 8 de la tarde sale mucha gente a pasear por la calle porque hasta las 9 hay luz, y la gente disfruta de la tarde del verano. Nuestra plaza de los perros está cada vez más animada y entre los propietarios de los perros aparece la conciencia de la amistad. Cuando murió la perra de Montse, Tira, lo sentimos todos como si fuera nuestra familia. Después de la operación de esterilización, algo en el tratamiento del veterinario no funcionó bien y, de repente, Tira tuvo una oclusión intestinal y dos días después murió. Pobre Tira, pobre Montse. Ella es uno de los principales amigos de los perros, por lo que todos los amigos de la plaza de los perros se han preocupado mucho por ella. Es una pena que ya no venga más a la plaza..., pero, no sé como decir, ¿es lo que Dios quiere?, ¡Ha venido una perra abandonada a la plaza! Una perra mezcla de pastor alemán, de color naranja, y se parece mucho a Lua, de Teresa. Teresa la ha recogido temporalmente en su casa, y Teresa y Eva la han ofrecido apasionadamente a Montse para que la adopte. Montse había planeado operarse durante la época de vacaciones, y no quería tener otra perra después de morir Tira, era demasiado pronto...
“No te preocupes, mientras estás con el tratamiento, yo me encargaré” Teresa se ha ofrecido con tanto ardor, y sin duda Montse sigue teniendo tanto cariño por los perros, que finalmente Montse ha adoptado esa perra, le ha puesto como nombre Ona y ahora vive como una gran compañera de Montse.

Este año ya han llegado a la plaza unos cinco perros abandonados. La gente los abandona antes de marcharse de vacaciones, los lleva en coche hasta el bosque y allí los deja..., es muy cruel. Puesto que llevar microchip se ha hecho obligatorio, la gente que ha pensado que desde ahora sería más difícil abandonar a los perros, por eso este año ha habido más abandonos que antes. Los perros abandonados van buscando a sus amos en la plaza o en el bosque. Todavía creen que sus amos vendrán a buscarlos y esperan con hambre... Nuestro corazón está herido por el sentimiento de impotencia. Los perros serán llevados a la perrera, y si no pueden ser adoptados..., los matarán. La desgracia se produce a causa de la irresponsabilidad humana.

Un día el padre de Teresa ha venido a la plaza a buscar Viva, la Terrier blanca de Teresa. Ha aprovechado un momento de descuido de la familia y ha salido por la puerta que estaba abierta.
“Mi hija está de vacaciones, nos ha dejado a su cuidado, si pasa algo... ¡Teresa se enfadará! Si la encuentras, ¡avísame por favor!” El padre tiene la cara blanca.
“¿Lleva microchip? Pues, si alguien la lleva al veterinario, os informará. De todos modos, pregunta a la policía, ellos informarán a la perrera del Tibidabo” El padre se ha ido corriendo a la policía.
“Si no la encuentra..., ¡será un jaleo!” La chiquitina Viva es muy simpática y juega con todos. Es muy buena amiga de Bell. Aunque hay mucha diferencia de tamaño, Bell se acuesta delante de Viva para controlar su fuerza. A veces Viva sujeta a Bell y juegan muy bien.
“ La verdad es que aquella perrera es horrorosa”. Los dueños de Stinky, Laura y Cristian hacen una mueca. Stinky, es un macho de Schnauzer miniatura, y ellos fueron a adoptarlo a la perrera.
“ Nos enamoramos de él a primera vista. Tenía el pelo sucio, bueno, la verdad es que todo él estaba sucio. Pero una vez lo vimos, ya no pudimos pensar en otro perro. Lo llevamos enseguida al veterinario, y nos dijo que una vez limpio sería muy guapo. "Pero si ya es guapo", le dije al veterinario. Pero en cuanto acabó el trabajo de peluquería, parecía un perro distinto, ¿eh, Stinky?” Laura ha mirado a la cara de Stinky, y él se ha levantado sobre las dos patas traseras. Es un perro marcador, y a veces hace pipi incluso para marcar a los dueños de los perros. Una vez, mientras estábamos charlando con los amigos, sentí algo tibio..., ¿era un saludo?

Al final han encontrado a Viva en la perrera gracias al microchip, y cuando ha regresado a casa sin que pasara nada, todos los amigos de la plaza se han tranquilizado. Bueno, también queremos poner el microchip a Bell. En junio hemos recibido la información sobre la vacuna de la rabia y cuando cumpla los seis meses, aprovecharemos ese momento para ponerle el microchip. Se pone en el cuello y se prueba para comprobar los números del chip. Con la introducción de este sistema, dicen que ya es posible entrar en Inglaterra sin tener que dejar el perro en la estación con una cuarentena de seis meses, pero todavía se necesita el certificado oficial del análisis de sangre. Bell ha recibido su pasaporte, y ahora podemos viajar con ella sin problema.

bosque.jpgA Bell le encantan las piñas que encuentra en el bosque, y se come muchas, ¿no pasa nada? Cada día observamos su caca para conocer el estado general de su cuerpo, y al parecer lo está digiriendo perfectamente. Yuichi ha leído un artículo japonés donde explican que el extracto de hojas del pino es positivo para la salud, y dice que la piña también va bien. Como cada día corre por el bosque, Bell tiene cada vez más fuerza. En la plaza vienen muchos perros y juegan bien entre ellos, pero no hay ningún perro que corra con más fuerza que ella. ¡Quiero correr más, más!! Parece que ese sea el deseo de Bell, y hoy también corre apasionadamente como para quemar su gran deseo. Dan vueltas y vueltas. De repente Cuny y Bell han salido del círculo, han venido hacía donde están las personas, y han chocado con mi marido por detrás. Como estaba hablando relajadamente con unos amigos, Yuichi se ha caído al suelo con las dos piernas hacia arriba, y las dos Dálmatas han seguido corriendo sin preocuparse. Parecía como si fuera una película.
“¡Qué bien corre Bell! Es maravillosa...” Todo el mundo admira a Bell espontáneamente. Cuny es un poco tímida, no deja que nadie la toque, aunque nos vemos cada día. Cuando le doy la mano, Cuny se echa para atrás. Por el contrario, a Bell le encanta dejarse tocar, se sienta y pone su cabeza debajo de las manos para facilitar que la toques, y con los niños dobla la cabeza. Los Dálmatas son muy populares entre los niños, hoy también un niño que ha estado tocando a Bell, le ha pedido un Dálmata a su mamá. ¡Vaya!

Bell está cada vez más animada, pero los gatos tienen gripe desde la primavera, se la van contagiando entre ellos de Kiki a Félix, de Félix a Kiki, y al final Kiki, que tiene mucha más vitalidad que Félix, se ha curado y ya sólo es Félix quien continúa enfermo... Para darle la pastilla, tengo que buscarle por toda la casa. Él se resiste obstinadamente, y luego vomita. Finalmente lo he sacado del rincón de debajo del armario, y lo hemos llevado al veterinario. Según la radiografía, podría ser una pulmonía. Dicen que de momento hay dos posibilidades; una, que sea pulmonía, y la otra es que sólo tenga mucosidad que le está tapando la nariz. Debe quedarse toda la noche en la clínica para hacerle un tratamiento de inhalación de oxígeno para sacarle los mocos. El día siguiente, cuando lo hemos visitado en la clínica, había mejorado la respiración y estaba más calmado. Pero todavía tiene un pulmón negro. Pepa me ha dicho que si consigue sacar bien la mucosidad podrá sobrevivir, pero si lo operan para quitarle un pulmón, no es seguro que Félix pueda sobrevivir a su edad. Mantendremos el tratamiento una noche más para intentar recuperarle...

Al día siguiente Félix está muy grave, Pepa me ha ofrecido sacrificarlo para evitarle más sufrimiento.
“No siente ningún dolor, sólo siente sueño... Sólo duerme muy profundamente...” Pepa intenta consolar el dolor que siento en mi corazón. Me parece que el trabajo del veterinario es duro.
“¿Quieres estar con él? Si no quieres, espera en la sala...”
“Estoy con él hasta el último momento...”

Acaricio a Félix, parece que está calmado y se queda tranquilo. No ha habido ninguna convulsión en el último momento. Félix se ha marchado hacia un sueño profundo, y ya no respira más... ¿Su segunda vida, la que vivía con nosotros, era feliz...? Si hubiera tenido otra vida con sus antiguos dueños sin salir al balcón ni conocer ningún otro gato, comiendo sólo las tiras de pollo... Pero él ha conocido a Kiki y ha tenido muchos hijos y vivía como el rey de la casa, aunque nunca pensó que Bell le iba a quitar su lugar en la vida.

Cuando muere un animal de compañía se debe avisar al Ayuntamiento. Pero Pepa me ha dejado su cuerpo. Hemos llevado el cuerpo de Félix para enterrarlo en el bosque. La tierra estaba muy dura..., Yuichi ha excavado silenciosamente un hueco en la tierra roja que estaba muy seca, y ha cubierto a Félix con la tierra, yo sólo lloraba, lloraba... Yuichi ha puesto una piedra para evitar que los perros intentaran escarbar. Encima de la tumba he puesto un ramo de flores y hemos rezado a Dios para que Félix no sufra nunca más. Desde su tumba se ve el campo que él nunca veía, la naturaleza recibe a Félix y él va a volver a la naturaleza..., esa idea me ha consolado.

Esa misma noche hemos recibido la llamada de Futaro. Le he informado de la muerte de Félix. Durante un rato Futaro no ha podido decir nada, sólo silencio. A él también le sabía mal por Félix, porque debió sufrir al ver nuestro interés por Bell.
“Pobre..., sabe mal... ”
“Sí..., cuando vuelvas vamos a visitar su tumba”
agua.jpgPero, en ese momento he decidido que nunca más volvería a tener gatos. Desde bebé siempre he vivido con gatos, era muy famosa por ser una gran amante de los gatos, y siempre había dicho que la vida sin gato, no era una vida auténtica..., pero ahora..., ya no puedo tener gatos, si no vivo en una casa con jardín. No ha cambiado mi corazón, sigo queriendo mucho a los gatos, no soy ahora una amante de los perros. Desde muy pequeña yo quería mucho a los animales. En aquélla época mi mayor sueño era ser la mujer de un investigador de animales que trabajara en África. Los gatos que tenía vivían todos libres y podían salir a la calle cuando querían. Por eso pensaba que los perros eran muy pobres porque siempre estaban atados con una cadena (en Japón está prohibido dejarlos sueltos.) Pero los gatos que viven en un piso es otra cosa muy diferente. Viven sólo dentro de la casa y no corren peligros ni conocen a otros gatos. Bell vive muy libre, como un miembro de la familia, la dejamos suelta en el bosque y disfruta mucho de la naturaleza. También la atamos con la correa, pero sólo para pasear por la calle, cuando la llevamos al banco, a correos, al bar..., en este país los perros tienen gran libertad.
Ahora pienso que los gatos viven más encerados. Antes tenía la imagen de que el gato era la libertad, la oposición al régimen establecido, y que el perro era la limitación, el régimen establecido. Pero, ¿es correcto?
No tengo una respuesta pero actualmente para mí la vida con Bell es sentirme más libre y feliz. Podemos salir juntos a cualquier lugar, ¡también podemos viajar! ¡¡El hombre cambia constantemente!!

Las vacaciones sin Futaro, y ahora hemos perdido a Félix (Kiki, la esposa de Félix no se preocupa para nada, no lo busca ni le llora, la viuda es egoísta y fría, esta es la opinión que hemos acordado, je, je), y por fin yo también me marcho a Japón a buscar a Futaro. Bell se queda casi un mes con Yuichi. Cuando volvamos de Japón, iremos al Pirineo para pasar las vacaciones en familia. Dentro de cuatro semanas Bell vendrá a buscarnos al aeropuerto. ¡Adiós y que sigas bien, Bell!